Rissi


 

Rissi fue rescatado de la calle donde llevaba años viviendo. Es un gato muy especial, sólo le falta hablar para ser como una persona. 

Su espíritu aventurero le llevó a agujerear la tela protectora del balcón donde vivía y por mala fortuna cayó de un cuarto piso, quedando paralizado de las patas traseras, siendo incapaz de hacer sus necesidades él solo.

Con un mal pronóstico y un diagnóstico veterinario incierto, Rissi llegó a Acupcan, con pocas probabilidades de volver a andar. Una vez más, nos enfrentábamos a un caso complicado, pero no podíamos dejar de intentarlo.

Aplicando Acupuntura para Desbloquear Qi y Sangre local, tonificar la esfera de Riñón y trabajando el Meridiano extraordinario de Du Mai, Rissi empezó a andar… ¡después de la primera sesión!

A partir de la segunda sesión, Rissi pudo volver a hacer sus necesidades por él mismo, y después de la cuarta sesión, Rissi tiene una vida totalmente normal ¡¡con muchas ganas de volver a explorar el mundo!!