Que el alimento sea tu medicina

Cuanto más investigamos y cuanto más aprendemos, más irrefutable nos parece esta afirmación.

 

Después de asistir a un interesantísimo curso acerca de la alimentación natural impartido por grandes profesionales y además personas que se preocupan sinceramente por la salud de los animales, no podíamos dejar de escribir un artículo acerca de la importancia de la alimentación en perros y gatos.

En muchos de los artículos que escribimos, siempre partimos de la premisa que la base de la salud y el bienestar es una buena alimentación, así que hoy queremos dejar bien claro el porqué de esta afirmación.

Además, también desde la perspectiva de la MTC, la calidad de los alimentos, su elaboración, la variedad y adaptabilidad a las estaciones  y las sinergias entre ellos son un pilar fundamental en el mantenimiento y restablecimiento del equilibrio en nuestros perros y gatos.

 

Coherencia ante todo

En humanos cada vez hay más estudios que confirman la importancia de una buena alimentación, basada en nuestra naturaleza omnívora, donde el 75% de nuestra dieta debería estar compuesta por verduras y frutas, siendo el resto las grasas y proteínas junto con los carbohidratos en grano.

En los animales pasa al contrario, el perro es un carnívoro facultativo y el gato es un carnívoro estricto, lo que significa que su dieta debe estar compuesta principalmente por proteínas y grasas de origen animal. Si es así, ¿por qué les estamos dando piensos con casi el 50% de su composición a base de carbohidratos y tan poca proteína? ¿De verdad que nadie se lo ha preguntado? ¿Y por qué la salud de nuestros compañeros de 4 patas cada vez es más deficiente? ¿Habrá alguna relación?

Por supuesto…

Según la afirmación de Hipócrates, que vivió en el 470-360 a.C. el alimento tiene una influencia incisiva en nuestra salud y en la de nuestros animales, así que ya no podemos obviarlo más. Además los cuidadores de perros y gatos tienen una doble responsabilidad, ya que como viven bajo nuestros techos, somos nosotros quienes les proporcionamos el alimento.

 

¿Por qué un perro o un gato deben comer una dieta natural?

Partiendo de su clasificación taxonómica, ambos son carnívoros, por lo que su mayor aportación en la dieta debe ser de origen animal y si puede ser natural mejor, sobre todo en el caso de los gatos, los cuales por sí solos no son capaces de beber toda el agua que necesitarían al día, y un gran aporte de ésta debe ser a través de la dieta.

Siendo coherentes con su naturaleza, deberíamos intentar emular al máximo lo que ellos comerían si estuvieran en libertad.

Además, muchos piensos industriales tienen grandes cantidades de carbohidratos, lo cual provoca obesidad en muchos animales, pudiendo ser el inicio de patologías posteriores. Por no hablar de su proceso de elaboración, el cual elimina toda calidad nutricional de los alimentos utilizados, teniéndolo que compensar con aditivos químicos.

Debemos tener en cuenta que lo más “fácil y cómodo” para nosotros no es lo MEJOR para ellos, y recordad que un perro o un gato gordo ¡NO son felices! Es más importante la calidad de la ingesta que no la cantidad, concepto que confundimos a menudo los humanos, acostumbrados a expresar el amor a través de la comida.

 

 

¿En qué consiste una dieta natural?

Como decimos siempre, es importante tener en cuenta el diagnóstico veterinario de nuestro perro, así que si hay alguna patología preexistente, es necesario consultar a profesionales que nos puedan elaborar la dieta de manera equilibrada y segura para nuestro compañer@ de 4 patas.

En el modelo BARF  la composición de los alimentos sería la siguiente:

  • Huesos crudos carnosos (50%)
  • Vegetales (10-20%)
  • Vísceras (15-20%)
  • Carne muscular (20%)
  • Fruta / Frutos secos (0-5%)
  • Complementos

 (*) En los gatos la proteína animal llegaría hasta el 80% y el resto vegetales.

En este post no comentaremos la elaboración de esta dieta ni tampoco los porcentajes de administración, pero es innegable que requiere de un esfuerzo de elaboración, que no todo el mundo quiere o puede hacer, aparte de económico. Aunque queremos destacar que ésta sería la mejor opción.

Hay otras dietas naturales, como por ejemplo, la que sería el equivalente a la BARF pero sin suministrar huesos. En este caso, se requeriría la cocción de algunos de los alimentos (como los hidratos), y las proporciones serían las siguientes:

  • 60-55% carne
  • 5% hígado
  • 5% otra víscera
  • 10 – 15% carbohidratos
  • 20% verdura
  • 1% del peso de la carne de polvo de cáscara de huevo o 1,5% del peso de la carne de harina de huesos

 Hay marcas comerciales que tienen estos menús ya preparados y se compran congelados, por lo que su elaboración no sería un problema.

Si no fuera posible ninguna de estas dos opciones, sería ideal ir introduciendo en la dieta de nuestro animal alimentos nuevos como verduras de hoja verde, zanahoria, remolacha, huevo, carne, pescado o fruta de forma esporádica, ya que sólo estos pequeños cambios podrían significar un gran beneficio para su salud.

 

¿Y cuáles son sus beneficios?

Si nuestro perro o gato se alimenta con una dieta natural bien formulada, la primera consecuencia será el disfrute con la comida y, por lo tanto, una gran mejora en su estado emocional a raíz de la satisfacción por la naturaleza del alimento.

Pero esto no será todo, aparte veremos cómo su estado de salud mejora, tienen más energía, se mantienen más fácilmente en su peso ideal, tienen un pelo más brillante y de mejor calidad, sus heces serán menos voluminosas y olorosas, tendrán mejor aliento y menos sarro… Y podríamos continuar, pero creemos que todo esto es SUFICIENTE para empezar a pensar en si realmente estamos haciendo lo mejor para nuestros compañeros de vida…

 

Ahora sólo depende de ti

Así que desde Acupcan animamos a todos aquellos amantes de los animales a revisar la alimentación de sus perros y gatos, y preguntarse qué es lo que se podría mejorar.

No se trata de cambios radicales, ya que normalmente éstos no se mantienen en el tiempo, más bien se trata de la introducción paulatina de un nuevo estilo de alimentación que revertirá en un mayor bienestar físico y emocional de nuestros familiares peludos!

 

Recordad que, debido a la importancia del alimento en la salud de los perros y gatos, sería aconsejable consultar con especialistas en nutrición animal para asegurarnos que vamos por buen camino.

Bienvenid@s a la alimentación natural! No os arrepentiréis!