PERROS: VIAJE... MAREOS... VÓMITOS...

Se acerca el verano y, posiblemente, muchos ya estaréis pensando en cómo hacer para que el viaje en coche con vuestro compañero sea lo más confortable posible.
Seguramente, en alguna ocasión os habéis encontrado con que, el solo hecho de subir al coche, hace que el perro empiece a babear, a estar inquieto, a jadear y, quizás, hasta vomitar.
Todos estos síntomas son debidos al movimiento del coche, ya que éste produce una excesiva estimulación del sistema vestibular u órgano del equilibrio; aunque también existe otro factor que aún tiene mayor influencia: el estrés/ansiedad asociados al viaje en coche.
                                                   
 Tenemos distintas estrategias naturales a nuestro alcance para poder minimizar este malestar:
 
a) HABITUACIÓN A LA SITUACIÓN
Una situación nueva, o que recuerde una mala experiencia vivida con anterioridad, comporta la aparición de ansiedad, en mayor o menor medida en función de cada individuo. Para poder disminuirla, deberíamos conseguir que viajar en coche sea agradable.
Antes de hacer ningún trayecto, dejaremos que el animal conozca el entorno. En este caso se le permitirá que suba y baje del coche repetidas veces, primero con el coche parado y después con el motor en marcha. Cada vez que esté dentro, se le premia con comida, caricias, masajes, juguetes…
En el próximo paso, ya se puede dejar al animal en el interior y hacer trayectos cortos, siempre asociados a una experiencia positiva, como puede ser ir a jugar al parque, correr por el campo… y, progresivamente, ir aumentando la duración del trayecto.
Es importante mantener buena ventilación en el coche, adecuar la zona donde nuestro compañero viajará (transportín, o cualquier otro sistema de seguridad, manta, cojín…), mantener una conducción tranquila y agradable, y realizar descansos para que pueda hacer sus necesidades y estirar las patas.
 
 
b) HOMEOPATÍA
La ansiedad es un estado que cada individuo manifiesta de distinta forma. Aquí proponemos dos remedios para dos actitudes distintas. De todas formas, un profesional debería valorar cada caso y recomendar el remedio homeopático que más se adecúe a los síntomas concretos de cada animal.
- apático, inmóvil, tembloroso, cabeza caliente → GELSENIUM 30CH
- miedo, agitación, cambio de humor, bosteza, goteo nasal → IGNATIA 30CH
 
 
c) FLORES DE BACH
Debemos tener en cuenta que, aparte de las esencias que se pueden aconsejar de manera general, la fórmula final depende de las características de cada animal; de manera que se pueden añadir esencias que se crean necesarias en cada caso.
Rescue remedy, Walnut, Scleranthus y Cherry plum, son buenas esencias para controlar el mareo y el vómito.
Si el viaje es corto (<1h), 2-3h antes se le dan 4 gotas cada hora; una hora antes se le dan cada 15 minutos, y 4 gotas justo antes de subir. Durante el viaje y una vez acabado éste, se pueden continuar dando si se cree necesario. 
Si el viaje es largo (>1h), se puede empezar a preparar al cuerpo una semana antes, administrando 4 gotas 4-6 veces al día. Y, una hora antes del inicio del viaje, al subir, durante y después del viaje, administrar la pauta como en el trayecto corto.
 
¡Buen viaje!
 
Ares Ferrer
Veterinaria y Homeópata de animales
Colaboradora de Acupcan