¿Cómo puedes ayudar a tu perro Senior?

¿Te encuentras que han ido pasando los años y tu compañero de aventuras se ha ido haciendo mayor? ¿Vuestras excursiones, paseos, viajes se han ido reduciendo a vueltas más cortas y sobre todo, MÁSSSS lentas? ¿Te gustaría saber qué podrías hacer para ayudarlo? No tienes por qué limitarte a ser un mero observador de su envejecimiento, hay muchas cosas que están en tus manos para hacer que este proceso sea lo más confortable para él, ofreciéndole una calidad de vida hasta el final de sus días. Recordad que se trata de morirnos de viejos, no de enfermos!

Antes de nada, es importante hacer revisiones veterinarias periódicas para descartar cualquier problema o enfermedad subyacente. Una vez comprobado que nuestro amigo no sufre ningún trastorno más allá de los propios problemas músculo-esqueléticos de la edad, es cuando nuestro trabajo de prevención puede empezar.

 

¿Qué puedes hacer por él en casa?

En primer lugar, el ejercicio es vital para un buen mantenimiento de su musculatura y su estructura ósea, así que será muy importante mantener un ejercicio constante y moderado, procurando que éste sea en lugares lo más “verdes” posibles, respetando al máximo el hábitat natural del perro y proporcionándole TODOS los estímulos que la naturaleza les ofrece.

En línea en lo que comentamos en el párrafo anterior, es también MUY importante procurarles una buena estimulación mental. Por más que los veamos un poco más apáticos debido a la edad y a las molestias que puedan provocarles los dolores músculo-esqueléticos, los perros siguen necesitando trabajar todos sus sentidos y su mente. No los aparques, aún tienen mucho que darte, ¡para ellos la vida es un juego hasta el final! Hoy en día tienes multitud de páginas, como por ejemplo la de PAT Educadora Canina, donde encontrarás contenidos específicos sobre el perro sénior y muchos recursos para divertiros juntos!

Una buena alimentación es VITAL para una buena calidad de vida, por lo que a la hora de elegir la dieta más adecuada deberíamos tener en cuenta el criterio de un nutrólogo, aparte de atender a varios factores relevantes:

• Un perro necesita una proporción de entre el 50 y el 70 por ciento de proteína (carne, pescado, huevos…) mientras que la proporción de granos y carbohidratos se debe mantener entre el 15 y el 25 por ciento, y la de vegetales entre un 10 y un 15 por ciento. Mantener estas proporciones a la hora de preparar su comida, hará que sus necesidades nutritivas estén cubiertas.

• Lo primero que debemos calcular es el número de tomas que queremos suministrar. A nivel energético, según las consideraciones de la MTC, nos lleva a pensar que la mejor opción es el ofrecer tres tomas, una por la mañana más abundante, cuando la energía de Bazo está más fuerte, otra al mediodía donde también podemos añadir cantidad, y otra a la noche que debería ser la más ligera, ya que la energía de Bazo está en sus mínimos. Aunque por otro lado, respetando la naturaleza carnívora del perro, hay corrientes que argumentan que una sola ingesta sería más coherente con su sistema digestivo. Así que, por encima de todo, lo importante es adaptarnos al perro que tenemos y observar cómo le afecta la periodicidad de las ingestas y el método que más le beneficia.

• A la hora de proponer unas pautas de alimentación para un perro, debemos tener en cuenta factores como su edad y su nivel de actividad, tanto física como mental. Por lo que en el caso que nos ocupa, con nuestros compañeros sénior, su ingesta diaria será la equivalente al 2% de su peso. Para saber si la cantidad de comida ofrecida es la correcta, un buen indicativo es el observar las heces del perro. Si está tomando demasiada comida en cada toma, las heces tenderán a ser blandas, sobre todo la última parte del excremento, debido a que durante la ingesta, la energía de Bazo no ha podido “cocinar” bien los alimentos. Si observamos unas heces normales que tienden a ablandarse al final, mejor añadir una toma más, disminuyendo las cantidades por toma, de manera que Bazo tendrá menos trabajo en digerirlas.

A continuación os ofrecemos un ejemplo de receta ideal para un perro sénior (formulada según los criterios de la MTC para un perro con Insuficiencia de Yang de Riñón , pudiendo presentar algunos de los siguientes síntomas: dolor y/o fatiga lumbar, rodillas débiles y frías, arqueo lumbar anormal, aversión al frío, estado deprimido, fatiga, orina clara, posible diarrea matutina crónica, incontinencia, edema generalizado, poco apetito, lengua pálida, hinchada y húmeda).

Indicaremos alimentos como el ajo, la col, el hinojo, la zanahoria, las nueces, castañas, sésamo negro, la avena, el trigo sarraceno, el mijo, leche de cabra, carne de pato o cordero, azukis, soja negra, carne de pollo, cerezas, litchis, cebolla, puerros, romero, perejil, comino, jengibre, tomillo, orégano, pimienta, canela, salmón, mejillones, sardina. Es muy importante controlar la proporción bajo supervisión de un nutrólogo canino.

 

 RECETA PARA TONIFICAR EL YANG DE RIÑÓN:

- 250g de cordero o ternera

- 5g de jengibre fresco

- 1g de ajo

Se hierve todo en 2 litros de agua hasta que el líquido se reduzca a la mitad. Se toma 2 veces al día. 

 

 RECETA PARA TONIFICAR EL YANG DE RIÑÓN:

- 400g de sepia

- 100g de soja negra

- 12g de jengibre fresco

Hervir y servir para su toma. Si añadimos unas nueces será perfecto para seguir tonificando el Yang.

 

(IMPORTANTE!: Las dietas propuestas SIEMPRE deben ser prescritas por un profesional y adaptándose a la evolución del estado y los síntomas del perro. Aquí os dejamos algunas propuestas, pero esto no es una dieta única, formaría parte de una dieta más desarrollada y amplia, adaptada al individuo.) 

Por otro lado, también está la cuestión de la vacunación, la cual deberíamos abordarla siempre bajo el asesoramiento de un veterinario. Es un tema muchas veces controvertido y de debate entre el mismo colectivo de expertos. Os remitimos a este interesante artículo rescatado de la página web Vida Natural Animal, con tal de que el responsable del perro conozca distintos puntos de vista respecto este tema.

 

¿Qué puede hacer la Medicina Tradicional China por él?

Los perros sénior son unos de los grandes beneficiados por las ventajas que pueden ofrecer las distintas herramientas de la MTC.

La Acupuntura es una técnica no invasiva ni dolorosa, que le ayudará a regular su organismo, aliviándole el dolor y actuando como prevención para futuros desequilibrios.

La Moxibustión, consiste en la combustión de una planta llamada Artemisa, el calor producido por la cual tiene un fuerte efecto tonificante ideal para nuestros compañeros viejitos.

El Tuina es una técnica de Masaje de origen chino, la cual puede ayudar al perro de manos de su responsable, ya que el terapeuta después de la sesión puede prescribir algunas manipulaciones par aplicar en casa, siendo de gran ayuda para el avance de la terapia y, además, a vuestro compañero perruno ¡le encantará!

Las Hierbas chinas también son una gran herramienta para el restablecimiento del equilibrio en el organismo del perro.

 

Si quieres conocer algunos casos donde la Acupuntura es de gran ayuda, te invitamos a pasear por nuestras Historias de Éxito. No dejes pasar la oportunidad de ayudar a tu amigo perruno! Un buen terapeuta en MTC sabrá realizar una Valoración adecuada y elegir el Principio Terapéutico más adecuado para vuestro perro. Recordad que uno de los principios más importantes de la MTC es que trata al individuo y no a la enfermedad, convirtiéndose en una terapia personalizada al 100% para vuestro compañero de vida.

 P.D.: ¿Te has planteado poder ayudarle con TODAS las herramientas que te propone la MTC? ¡Descubre nuestra Formación!